QUIROPRÁCTICA PARA EL EMBARAZO

¿Qué esperar de la quiropráctica cuando estás embarazada?

Los cambios fisiológicos y físicos experimentados por las mujeres embarazadas las hacen particularmente vulnerables a diversos problemas: dolor de espalda y pelvis, ciática, síndrome del túnel carpiano, dolor de cabeza, dolor púbico, etc. En este artículo, descubrirá que, además de tratar de manera efectiva y segura los síntomas neuro-musculoesqueléticos comunes asociados con el embarazo, los ajustes quiroprácticos facilitan el parto y promueven una recuperación posparto más rápida.

¡El embarazo es un momento tan emocionante para la futura madre! A medida que el bebé se desarrolla, la mujer embarazada experimenta grandes cambios físicos y fisiológicos.Las articulaciones del cuerpo, incluidas las de la columna vertebral y la pelvis, son particularmente susceptibles a estos cambios. El quiropráctico representa un valor agregado dentro del equipo perinatal.

La atención quiropráctica durante el embarazo es segura y efectiva para tratar los síntomas neuro-musculoesqueléticos comunes que afectan a las mujeres embarazadas, además de ofrecer muchos otros beneficios.

Aquí hay 6 razones para consultar a un quiropráctico durante el embarazo.

1. Los ajustes quiroprácticos ayudan a mantener la columna vertebral alineada.

El embarazo aumenta significativamente el peso corporal de una mujer en muy poco tiempo. Estos cambios tienen un impacto significativo en la columna vertebral, que a menudo se desvía de su eje. Mover el centro de gravedad de la madre hacia adelante acentúa la lordosis lumbar (hueco de la espalda baja) y aumenta la carga en las articulaciones.

El cuidado quiropráctico contribuye al funcionamiento óptimo del cuerpo al mantener la columna recta, permitiendo una movilidad saludable de las articulaciones y apoyando los diferentes tendones, músculos y ligamentos.

Por lo tanto, las estructuras vertebrales están mejor preparadas para un aumento de peso rápido y un movimiento hacia adelante del centro de gravedad.

2. Los quiroprácticos pueden reducir la necesidad de medicamentos para el dolor.

Las mujeres embarazadas deben evitar tomar medicamentos tanto como sea posible. Al tratar sus problemas neuro-musculoesqueléticos y reducir su dolor, el quiropráctico lo ayuda a alcanzar este objetivo.

El quiropráctico también está capacitado para ofrecer consejos sobre soluciones naturales a muchos problemas leves que pueden afectar a las mujeres embarazadas.

3. Los quiroprácticos pueden apoyar el fortalecimiento y la reparación de las articulaciones durante el embarazo.

El embarazo representa un gran desafío para las articulaciones de la futura madre. El peso del contenido uterino conduce a un aumento físico del estrés en las articulaciones. Alrededor del tercer trimestre, los cambios hormonales promueven la relajación de los ligamentos antes del parto, lo que reduce la estabilidad de las articulaciones.

El cuidado quiropráctico es una forma efectiva de reducir el impacto de una barriga sobresaliente y cambios hormonales en las diversas articulaciones: pelvis, caderas, rodillas, tobillos que ocurren durante el embarazo …

Dirigido a todo el cuerpo, la atención quiropráctica contribuye a su fortalecimiento y resistencia durante el embarazo, al tiempo que fomenta la curación de áreas sobrecargadas o lesionadas.

4. El cuidado quiropráctico optimiza la alineación de los huesos pélvicos.

Según la Asociación Americana del Embarazo, cuando los huesos pélvicos están desalineados, el espacio para el desarrollo del bebé puede reducirse. Esta restricción se llama “estrés intrauterino”.

El crecimiento del bebé, que requiere más espacio cada día, hace que el sacro de la madre se posicione hacia atrás. Si el sacro no puede moverse hacia atrás porque está mal colocado, aumenta el riesgo de estrés intrauterino.

Cuando el sacro se mueve hacia atrás para liberar espacio, puede causar más estrés en la articulación sacroilíaca, especialmente cuando su posición no es ideal. Esto a menudo resulta en dolor lumbar y ciática.

Los ajustes quiroprácticos facilitan esta transición y aseguran un movimiento y posicionamiento óptimos del sacro durante el embarazo, reduciendo el riesgo de dolor, promoviendo el desarrollo máximo del bebé y facilitando un parto vaginal natural más fluido.

En el momento del parto, la pelvis se abre como un libro para dejar que el bebé pase por el canal vaginal. Cuando las articulaciones sacroilíacas están desalineadas o restringidas en su movimiento natural, es más difícil abrir la pelvis, lo que puede ralentizar el trabajo. Por lo tanto, la alineación óptima de los huesos de la pelvis reduce el riesgo de intervención médica (fórceps, ventosa, cesárea, etc.) en el momento del nacimiento al facilitar el paso del bebé.

El consejo del quiropráctico sobre la posición del cuerpo durante el parto también puede ayudar a la futura madre a mejorar su comodidad y optimizar el paso del bebé.

5. El cuidado quiropráctico actúa directamente sobre el piso pélvico.

El piso pélvico es un conjunto de músculos que forman la base de la pelvis. Retiene, como una hamaca, los órganos dentro de la pelvis. También tiene la función de estabilizar las articulaciones de la pelvis y asegurar el cierre de los esfínteres urinario y anal (previene la pérdida urinaria y la incontinencia fecal).Durante el embarazo, el piso pélvico se vuelve aún más importante ya que soporta el útero, que se vuelve más pesado todos los días y ayuda a estabilizar la pelvis, cuyos ligamentos se vuelven más flexibles.

En el momento del parto, la futura madre debe poder contraer y relajar los músculos del piso pélvico para permitir que el bebé descienda suavemente hacia el canal vaginal. Cuando la mujer que da a luz no puede realizar esta tarea adecuadamente, se agota más rápido, el parto es más lento y aumenta el riesgo de intervención médica, para ayudar al parto los ajustes quiroprácticos parecen mejorar la relajación de los músculos del piso pélvico en reposo en mujeres embarazadas, lo que permitiría a las mujeres tener un mejor control sobre su piso pélvico durante el parto, facilitando nacimiento natural

6. La atención quiropráctica aumenta la capacidad del cuerpo para recuperarse después del parto.

Cuanto más sano y fuerte sea el cuerpo de la mujer antes y durante el embarazo, más fácil será recuperarse después del nacimiento del bebé. La atención quiropráctica ayudará a las mujeres embarazadas a mantenerse activas al promover una buena postura, reducir el dolor y aumentar la movilidad, especialmente hacia el final del tercer trimestre.

Después del parto, será aún más fácil reanudar el entrenamiento si la columna vertebral y otras articulaciones ya funcionan de manera óptima. Además, un mejor control de los músculos del piso pélvico puede ayudar a restaurar el piso pélvico y puede reducir el riesgo de incontinencia urinaria y descenso de órganos. Por lo tanto, la atención quiropráctica puede reducir el dolor y la incomodidad de la futura madre, permitiéndole relajarse y aprovechar al máximo los aspectos positivos de su embarazo. Las mujeres embarazadas que se someten a quiropráctica pueden esperar un cuerpo más fuerte y duradero, mayores posibilidades de un parto natural sin problemas y una recuperación más fácil después de la llegada del bebé.

Vive esta etapa maravillosa

SIN DOLOR

Que el dolor no te impida disfrutar de cada momento.

DOCTORES TRILINGÜES