LATIGAZO CERVICAL O WHIPLASH

El latigazo cervical o esguince cervical, también denominado “whiplash”, es un mecanismo de aceleración-desaceleración cuya energía es transferida al cuello de un sujeto.

Puede ocurrir por un accidente de tráfico (90%, causa más frecuente) o por una caída hacia atrás, accidental o practicando una actividad deportiva (esquí, fútbol,…).

El impacto va a provocar una lesión del tejido óseo y tejido blando, además de síntomas asociados, todo ello se conoce como “latigazo”.

Intentando explicar que ocurre en nuestro cuello y qué es lo que hace que este mecanismo sea tan lesivo, vamos a intentar resumirlo brevemente. El problema del “whiplash” no es la cantidad de movimiento que genera el impacto en nuestro cuello, sino la calidad del movimiento que se produce en él, es decir, el orden en el que se mueven nuestras vértebras cervicales y dorsales. Poniendo el ejemplo más frecuente de sufrir un accidente de coche hay que tener en cuenta que el impacto o fuerza que va a recibir nuestra pelvis va a ser postero-anterior o sea de atrás hacia delante, y que esa fuerza se va a convertir de horizontal a vertical, es decir, va a ir de abajo hacia arriba irritando todas las estructuras, por esta razón, un buen tratamiento debe comenzar por un DIAGNÓSTICO PRECISO.