ESCOLIOSIS

¿Qué es la escoliosis?

La escoliosis es una torsión permanente del tronco, vinculada a una rotación de vértebras en relación entre sí.

Una desviación de la columna vertebral.

Esta deformación con mayor frecuencia resulta de una mala postura adoptada por el niño a lo largo de su vida o extremidades inferiores de longitud desigual.

La escoliosis afecta al 1% de los niños de 8 a 15 años.

Otras causas incluyen afecciones congénitas y neuromusculares, como espina bífida, parálisis cerebral y distrofia muscular. En la adultez posterior, la escoliosis degenerativa es el tipo de diagnóstico más frecuente.

La escoliosis idiopática se desarrolla con mayor frecuencia durante el crecimiento. Por esta razón, se recomienda examinar la espalda niños y adolescentes cada año. La detección temprana es esencial para una atención adecuada.

 SINTOMAS

Los síntomas pueden ser difíciles de detectar. En los jóvenes con escoliosis, el dolor generalmente no está presente. La detección en la escuela primaria o la detección por una enfermera de la escuela o el pediatra del niño a veces es la primera indicación de escoliosis. También puede notar hombros desiguales, asimetría de los senos, un cambio en la postura (una cadera más alta que la otra) o un cambio en la forma en que se ajusta la ropa. Un historial familiar positivo para la escoliosis puede ser un consejo para observar de manera rigurosa y regular cualquier cambio,

Alguien con escoliosis puede tener una espalda desviada en forma de “S” o de “C”.
Pude o no resultar perceptible por otras personas. Aunque las desviaciones leves no suelen provocar problemas, las desviaciones más marcadas pueden provocar malestar. 


La quiropráctica

Detecta y promueve el mantenimiento de una buena postura y limita el dolor muscular para evitar la progresión de la escoliosis, así como mejorar la calidad de vida del individuo.